facebook

twitter

Instagram

flickr

YouTube

Ivoox

email

 

Viernes, 15 Octubre 2021 03:59

15 de octubre: Día Internacional de las Mujeres Rurales

Por Liliana Aristizábal Torres, asesora temática en la línea Ciudadanía Ambiental de Conciudadanía. Fotografía: Mujer campesina del municipio de Granada, Antioquia, de David Sánchez, Promedios Audiovisuales.

 

El 15 de octubre se celebra el Día Internacional de las Mujeres Rurales, conmemoración que se establece por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su resolución 62/136, del 18 de diciembre de 2007; en esta se reconoce la función y contribución decisiva de la mujer rural, incluida la mujer indígena, en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural.


Esta resolución no solo hace mención a las contribuciones de las mujeres en la ruralidad, sino que también insta a los Estados a crear entornos propicios para mejorar sus condiciones de vida, garantizar el empoderamiento político y socioeconómico, la consulta y participación en diferentes escenarios de la vida pública, la incorporación de la perspectiva de género en el diseño, formulación, aplicación y seguimiento de políticas, programas y proyectos, entre otros asuntos que posibiliten disminuir la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres, y especialmente de aquellas que habitan la ruralidad.


Sin embargo, al revisar y hacer el balance de las medidas promulgadas por la ONU al respecto, el panorama parece desalentador. La ONU Mujeres 2018 y ALOP 2017, “dan pistas acerca de la continuidad de brechas históricas en la garantía de los derechos de las mujeres a nivel global y para el caso específico del mundo rural.” Por ejemplo, sólo el 13% de mujeres en el mundo son propietarias de tierras rurales (ONU Mujeres, 2018); y según la FAO “la participación de la mujer en la fuerza de trabajo agrícola varía entre 20% en América Latina y 50% o más en ciertas partes de África y Asia.”


Bajo la perspectiva que proponen estas cifras y sin explorar a profundidad, asuntos asociados a la educación, la salud pública, sexual y reproductiva o el acceso a medios de producción y remuneración justa por el desempeño en los roles productivos, reproductivos y comunitarios, se puede observar que se está lejos de disminuir las brechas de desigualdad y poner fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres y niñas, como proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y algunas otras apuestas de carácter mundial que buscan acabar con este y otros flagelos.


En Colombia el Informe de Desarrollo Humano “Colombia Rural: Razones para la Esperanza” (2011) plantea que las mujeres rurales sufren una triple discriminación: por ser mujeres, por ser rurales y por el impacto desproporcionado que ha dejado el conflicto armado y otras formas de violencia sobre ellas, que en época de pandemia se han agudizado.


Como ejemplo de discriminación aparece el acceso al mercado laboral que en zonas rurales es desfavorable para las mujeres, “ellas enfrentan tasas de ocupación más bajas y tasas de desempleo más altas, en comparación con las de los hombres.” (DANE 2020).


En las zonas rurales las mujeres ocupadas se emplean principalmente en actividades de agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca (36,2%), comercio, hoteles y restaurantes (27,3%), servicios comunales, sociales y personales (18,6%) e industria manufacturera (11,5%). Por su parte, solo las actividades de agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca concentran al 71% de los hombres ocupados. (DANE 2020)


En este mismo sentido, el 60,9% de las mujeres en edad de trabajar en la zona rural se encuentran inactivas, mientras que este porcentaje es de 43,3% en las zonas urbanas. (DANE 2020).


Esto en cuanto a cifras cuantitativas y al rol productivo, si exploramos estereotipos de género, las percepciones son más marcadas en la ruralidad que en lo urbano, un caso específico es la idea de que “Las mujeres son mejores para el trabajo doméstico que los hombres” “donde el 78,7% de las personas en zonas rurales está de acuerdo o muy de acuerdo con esta afirmación, mientras que este porcentaje es de 65,1% en las zonas urbanas” (DANE 2020).


Y así se podría continuar esbozando otra serie de cifras y percepciones que dan cuenta, según Galtung, de la pirámide de las violencias, estructural, cultural y directa a la que están sometidas las mujeres en lo urbano y con especial énfasis en la ruralidad.


Sin embargo, ante cualquier esbozo de desesperanza las MUJERES RURALES siguen representando la fuerza y la vitalidad del campo, la convicción y acción en la defensa y construcción del territorio, son las sabedoras y memoriosas de las medicinas a base de plantas, de la alimentación, de la conservación de las semillas y del cuidado de la vida.

 

En la regiones del Oriente, el Suroeste y el Occidente del departamento de Antioquia donde la Corporación Conciudadanía desarrolla su actuación a través de la Línea de Ciudadanía Ambiental, las mujeres SALVAGUARDAS, muchas de ellas rurales, cuestionan y actúan sobre la realidad ambiental de sus municipios y se preguntan por las condiciones de vida y la exigibilidad de derechos de la naturaleza y de sus propios derechos, además de proponer, concertar e incidir para que sean tenidas en cuenta desde el discurso y la práctica que emprenden hace décadas por el buen vivir de sus comunidades.


Por eso ante semejante manifestación de resistencia y re- existencia, de movimiento a veces silencioso, otras veces de ruido ensordecedor, pero en todos los casos esperanzadores, de la Corporación CONCIUDADANÍA hacemos un reconocimiento especial a las mujeres rurales y renovamos hoy nuestro compromiso de acompañar su apuesta política por la reivindicación de sus derechos, voces y acciones en los territorios.

 

Bibliografía


  • https://www.cinep.org.co/Home2/component/k2/635-informe-mujeres-rurales-en-colombia.html
    https://www.fao.org/family-farming/themes/ruralwomen/es/
    ttps://www.un.org/es/observances/rural-women-day/background
    PNUD.INDH (2011). Cuadernos Mujeres Rurales. Gestoras de Esperanza.
    DANE (2020) Mujeres Rurales en Colombia

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.